Descargar imagen 

REINA Y MADRE DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS

DADA A CONOCER POR NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO A TRAVÉS DE LUZ DE MARÍA 

 

 

 

COMO REINA Y MADRE DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS LES ENTREGO:


Mi Corazón para que se resguarden en Mi Hijo…
Mis Ojos para que miren el bien y deseen la conversión…
Mis Rayos de luz para que esta llegue a toda la Humanidad…
Mis Pies para que sean fieles al camino de la conversión y no se detengan bajo el sol ni bajo el agua…
Les llamo a mirar la Tierra para que entiendan el valor de Esta y cada uno procure llevar la paz entre los Pueblos…
Les ofrezco Mi Santo Rosario, porque sin la oración no alcanzan a Dios….
Les llamo a ser como niños (Cfr. Mt 18,3) para que sean dignos de la protección del Padre Celestial siendo auténticos y verdaderos, ya que necesitan de los bienes espirituales en este instante y saber cómo llevarlos a la práctica. 

 

Mensaje dado el 30 de agosto de 2018

  

DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN 

“Sobre Mi imagen se posa el Espíritu Santo, de quien soy Templo y Sagrario.

Mi Corona posee tres Cruces: la Cruz central pertenece a la Cruz de Mi Hijo, la de la derecha para recordarles la Misericordia Divina y cómo el ladrón arrepentido alcanzó el perdón y se ganó el Cielo, y la de la izquierda para que tengan presente a quien se burló de Mi Hijo, estando en una cruz, se condenó a sí mismo.

El Escapulario sobre Mi Pecho es signo del compromiso que Mis hijos poseen para que su vida sea a semejanza de la Mía: en obediencia y fe a la Palabra de Dios.

Mi Sagrado Corazón ilumina la vida de los hombres y al final Mi Inmaculado Corazón triunfará.

En Mi Vientre, se mira a Mi Hijo en la Sagrada Eucaristía, desplegando Su Amor mediante rayos amarillos.

En las muñecas de Mis Manos notarán una estrella para que tengan presente que Yo soy la Estrella de la mañana, del Nuevo Amanecer y guío al Pueblo de Mi Hijo.

Mis Manos resplandecen de luz para que Mis hijos no se extravíen y divisen la luz del faro de Mis Manos, de donde emanan rayos que convergen junto a los rayos de Mi Hijo, presente en la Sagrada Eucaristía y se depositan en bendición sobre el niño recién nacido, el que representa en primer lugar a Nuestro amado Ángel de Paz, fruto de la Voluntad Trinitaria, que es presentado a la Humanidad por la Mano de Dios Padre que le custodia. En segundo lugar, el niño representa al Resto Santo. Ese Resto Santo que se encuentra protegido y es mantenido sobre la Tierra de paz, por la Mano de Dios Padre Todopoderoso.

La Tierra en este instante se mantiene rodeada por Mi Santo Rosario, así como la Tierra renovada continuará rodeada por Mi Santo Rosario y con cada Padrenuestro y cada Ave María que ustedes han orado en los Rosarios y en otras oraciones, han logrado que se multipliquen al infinito, debido a que las oraciones siempre darán frutos de vida y en abundancia.

La Tierra se encuentra reluciente, ya las tinieblas habrán pasado.

Mi Advocación representa la Esperanza de un Cielo nuevo y una tierra nueva. 

Amén.”

NOVENA A LA REINA Y MADRE DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS

En preparación para la Festividad del 28 de agosto.

Fecha de inicio:  20 de agosto
Fecha que finaliza: 28 de agosto

La siguiente Novena ha sido dictada por Nuestra Madre Santísima a Luz de María. Cada día de la Novena, Nuestra Madre Santísima desea que unidos a Ella, hagamos la oración inicial, la oración del día y llevemos con amor a la práctica el ofrecimiento que Ella nos indica. Asimismo, nos recuerda:

 “Como todos Mis hijos saben, durante una Novena es necesario asistir a la Santa Eucaristía.” 

Nota:  Esta Novena puede hacerse con amor y devoción en cualquier tiempo del año. 

ORACIÓN INICIAL A LA

REINA Y MADRE DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS 

Amados hijos, les invito a orar:

Padre Divino, Eterno y Omnipotente,
Hijo Santísimo, Verbo Encarnado, 
Paráclito Santo, Espíritu Divino,
Tres Personas en un solo Dios Verdadero. 
Derrama Tu Santísima Bendición sobre esta creatura 
que suplica ante Vuestra Majestad Divina.

Toma mi mano para que no me separe de Tu Protección, 
dame la esperanza inmovible del encuentro con Tu Gloria.

Sea mi alma esculpida por Tu Santo Espíritu 
y yo encuentre el discernimiento 
que me conduzca hacia la Verdad de Tu Palabra 
y no me desvíe del Camino Santo.

Trinidad Sacrosanta, has legado a Tu Pueblo
la bendición de poseer a la Reina y Madre de los Últimos Tiempos, 
para que interceda y defienda a Tu Pueblo.

Acojo a tan excelsa Reina y Madre, 
tomo Su Mano bendita
y me entrego a Su Instrucción Maternal 
para que, junto a Ella, sea cumplidor de Tu Voluntad.

Madre que guías, Madre que intercedes, 
Madre que amparas a esta Humanidad sin rumbo, 
sé mi timón en este instante,
para que, ante las garras del mal, no sucumba mi alma por debilidad.
 Dame la fuerza de voluntad para no temer ante la espera, 
sino para temer caer en las insinuaciones del mal 
y no permitas que mi alma se pierda en las tinieblas malignas.

Reina y Madre de los Últimos Tiempos,
ven, acógeme y enséñame a esperar el instante Trinitario, 
no sea yo quien desee adelantar la hora, 
sino al amparo de Tu fidelidad, sea yo Tu reflejo 
y no me espante ningún instante ante el cual 
parezca que voy a sucumbir.

Reina y Madre de los Últimos Tiempos, 
haz renacer en mí el Amor, la Fe, la Esperanza 
y el valor para vivir como Tú, 
alimentándome de la Voluntad Trinitaria 
y continuar con la fe ferviente de que me conducirás 
hacia el encuentro anhelado con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, 
renaciendo a la nueva vida junto a la Trinidad Sacrosanta.  Amén. 

DÍA PRIMERO
Orar por la conversión de la Humanidad. 

Oración del día:

Reina y Madre, mírame, vivo solitario,
ven hacia mí, necesito Tu Amor.
Lleva a Tu Corazón estos mis pedidos,
que te suplico acojas: (se hacen los pedidos personales).

Ilumíname con los rayos
de Tu Obediencia, Fe, Esperanza y Caridad.
Deseo auxiliar a mis hermanos con Tu misma Obediencia,
para que unidos, conozcamos a Tu Hijo amado.  Amén.

Ofrecimiento: Les llamo a ofrecer a Mi Hijo la obediencia.

 

DÍA SEGUNDO
 Orar por los que no conocen a la Trinidad Sacrosanta. 

Oración inicial a la Reina y Madre de los Últimos Tiempos…

Oración del día: 

Tu Corazón sea el tesoro en donde yo
logre descubrir la dimensión infinita del Amor Trinitario.
No sea un hijo ingrato que niegue al Creador,
no sea una creatura ciega que niegue la Redención,
no sea tan iluso para pensar que sin el Espíritu Santo,
mi conciencia puede ser iluminada para discernir
lo que es de Dios y lo que no es de Dios.

Reina y Madre, te ruego que yo sea
un instrumento para bien de los hermanos. Amén.

Ofrecimiento: Este día les solicito llevar a cabo obras de caridad hacia los necesitados. 

 

DÍA TERCERO
Orar para que se dispersen los perseguidores y enemigos del Pueblo de Mi Hijo. 

Oración inicial a la Reina y Madre de los Últimos Tiempos…

Oración del día:

Reina y Madre de los agobiados,
búscame que te llamo con todas mis fuerzas.
No permitas que mi razón sea mayor que mi corazón,
enciende en mí el valor
para emprender el camino de la conversión.

Aunque me persigan en la Tierra por amar a Tu Hijo,
ven con Tus Ángeles y acompáñame,
ven y enséñame a resistir mirando,
en todo momento, Tu Rostro Maternal,
Tu Mirada penetre mis pensamientos
y no me aleje por más que el mundo me ofrezca
los frutos que me llevarían al pecado.

Recibe Reina y Madre mis deseos
y en Ti llévalos a ser una realidad. Amén.

Ofrecimiento: Les llamo a adorar a Mi Hijo.  


DÍA CUARTO
Ofrecer este día por la conversión personal.

Oración inicial a la Reina y Madre de los Últimos Tiempos…

Oración del día:

La alegría de mirarte me lleve a continuar
entregando cada día lo mejor de mí.
Me ofrezco para que me pulas, no deseo perderme,
el mal me confunde y me agobia lo mundano,
vivo momentos difíciles, mi humanidad flaquea...
Reina y Madre, llena mi corazón con Tu Fortaleza
y mi mente con Tu Obediencia y Firmeza.
Deseo avanzar hacia la Vida Eterna,
anhelo que mi ego humano sea instrumento
para crecer espiritualmente.

Reina y Madre, lléname con Tus Dones,
asísteme para que supere la necesidad
de querer ser siempre el mejor y el más aplaudido.

Ven Reina del Cielo y Madre del Pueblo de Tu Hijo,
hazme ese hombre nuevo,
que a Tus Pies se entrega inocente,
para crecer al amparo de Tu Pureza. Amén.

Ofrecimiento: Compartan el alimento con el necesitado.

 

DÍA QUINTO
Este día les llamo a que amen a sus hermanos y no les desprecien.


Oración inicial a la Reina y Madre de los Últimos Tiempos…

Oración del día:

Jesús mío, enséñame a mirar Tu Rostro en mis semejantes,
necesito que mis ojos no sean tan humanos,
necesito que sean más espirituales
para que miren con Tu mismo Amor.

Reina y Madre, de Tu Mirada compárteme la luz
que del Espíritu Santo posees.

Ven, te lo ruego, para que mi mente, mi pensamiento
y mi corazón sean más a la manera Divina
y se desprendan de mí el orgullo, los prejuicios,
el sentirme salvo y mayor que mis hermanos.

Jesús mío, deseo poseer la conciencia plena
de lo que es ser Tu hijo y miembro de Tu Pueblo.
Conciencia para que no me sienta salvo por decir
que te amo, sino sea consciente de que quien te ama,
ama al prójimo sin distingos. Amén. 

Ofrecimiento: Les solicito ofrecer la Sagrada Comunión por sus hermanos, esos a los que ustedes no aman como debieran.

 

DÍA SEXTO
En este día bendecirán a todos los hermanos que miren, los bendecirán con la mente, con el pensamiento y con el corazón: a todos. 

Oración inicial a la Reina y Madre de los Últimos Tiempos…

Oración del día:

Reina y Madre de los Últimos Tiempos,
ven y toma mi mente, mi pensamiento y mi corazón,
para que seas Tú quién bendiga en mí a mis hermanos.

Siendo incapaz de bendecir sin distingos y
no habiendo cumplido con el Primer Mandamiento,
es que ruego Tu Auxilio Maternal,
para ser obediente al Mandamiento del Amor.

Reina y Madre, ven y renueva mi corazón
para que ame a mis hermanos como Tu Hijo ama: sin distingos.
Dame una mente y un pensamiento renovados
para no crear en mi corazón obstáculos que intervengan
y yo me niegue a mí mismo la Salvación Eterna. Amén.

Ofrecimiento: Este día van a proponerse ser amor con sus semejantes para que desaparezcan los celos, las envidias, las vanidades, los deseos de posesión, las faltas de amor y el materialismo.

  

DÍA SÉPTIMO
Ofrezcan este día para que la fidelidad crezca y no decaigan en los instantes serios.

Oración inicial a la Reina y Madre de los Últimos Tiempos…

Oración del día:

Padre amoroso, Hijo misericordioso, Espíritu Santo consolador,
adorada sea Tu Trinidad en todo lugar.
Omnipotente y Sempiterno Dios,
envía Tu Santo Espíritu sobre mí,
me postro ante Tu Majestad,
suplico humildemente el Don de la Fortaleza
para que no decline por más fuertes que sean las pruebas.

Trinidad Sacrosanta, me abandono en Ti
para que despierte en este instante
y mi vista no sea opacada por los modernismos.

Dame fuerza para permanecer fiel a Tu Palabra
y sea cumplidor de Tus Mandatos,
convencido de que ese es el bien para
mi salvación y la de mis semejantes.

Dame Santa Sabiduría para comprender que
para amarte debo profundizar en Tu Palabra.
Reina y Madre de los Últimos Tiempos,
acudo a Tu amparo para que seas el faro
que ilumine mi caminar. Amén. 

Ofrecimiento: Hijos, este día van a meditar en lo lejano que se encuentra el hombre de Dios.

 

DÍA OCTAVO
Reparen ante la lejanía del hombre hacia su Creador y la incredulidad hacia Su Palabra. 

Oración inicial a la Reina y Madre de los Últimos Tiempos…

Oración del día: 

Reina de mi vida, ven, toma mis sentidos físicos
y llévalos a reconocer el mal presente en cuanto nos rodea,
para que mis sentidos no me lleven a lo indebido.

Te ofrezco mi voluntad humana,
tenla en Tus Manos y sujétala,
para que yo no sea indiferente
al Amor Divino ni al prójimo.  

Me entrego a Tu Maternal Guía,
como hijo Tuyo que no desea tomar
el camino equivocado y perder la Salvación.  Amén.

Ofrecimiento: En este día van a realizar un acto de misericordia.

 

DÍA NOVENO
Les llamo a consagrarse. 

Oración inicial a la Reina y Madre de los Últimos Tiempos…

Consagración: 

Reina y Madre de los Últimos Tiempos,
soy tu hijo, recíbeme, te entrego mi vida
y coloco en Tus Manos mi voluntad,
cuanto tengo y cuanto soy,
mis aspiraciones, deseos y proyectos.

Aleja de mí el apego a lo material
para que busque las posesiones
que no se miran porque son espirituales.

Te consagro hoy mi vida, Reina y Madre,
me entrego libremente a Tu Protección,
en tan difíciles instantes en los que vivo,
sé Tú el Arca que me lleve a permanecer
sin naufragar en medio de la purificación.

Los Rayos de tus Manos iluminen mi mente,
mis pensamientos y mis recuerdos
para que sean sanados,
mis dolores para que los ofrezca y
mis caídas para que Tú me levantes.

Ilumina mi razón para que no compita con mi fe,
sino sea una, la luz de la otra.
Me consagro a Ti y me entrego a Ti
dentro de la libertad de los hijos de Dios.   Amén. 

AL REALIZAR ESTA NOVENA RECIBIRÁN DE MÍ: 

† La virtud de la Esperanza, para que no desistan en los instantes en que sientan que el camino se ve lejano y la felicidad de ser hijo de Dios, no se aleje.

† No permitiré que la desesperación haga presa de ustedes ni se crean abandonados de Mi Hijo. El que solicite misericordia de corazón y firme propósito de enmienda, los recibirá.

† Les proveeré del Don de la Sabiduría para que sean hijos apegados a la Divina Palabra y nos les confundan, al ser hijos que miran la Misión que Dios les ha encomendado. De esta forma no perjudicarán los Planes Divinos.

† Recibirán el Don de la Fortaleza para que la fe sea firme y fuerte, perseverante y a la vez el amor dirija todo.

† Las familias serán más unidas y la fraternidad entre los hermanos será el detente ante el mal.

† Proveeré el amor entre los esposos para que aumente.

 MI BENDICIÓN SERÁ CON USTEDES
SIEMPRE QUE ACTÚEN DENTRO DEL BIEN. 

Les amo.

 

NOVENA

 

 

Vistas: 35

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Trono de Dios para agregar comentarios!

Únete a Trono de Dios

La paz en el mundo solo es posible si aceptamos a JESUCRISTO como Señor de las Naciones. El es el REY de reyes y SEÑOR de señores..!!!

LOS MILAGROS EUCARISTICOS EN EL MUNDO

Miembros

Enlaces Catolicos

                   BIBLIOTECA MARIANA:

Oración con indulgencia al dar el reloj la hora "Te ofrezco Dios mío, todos los instantes de esta hora y concédeme que los emplee en cumplir tu Santa Voluntad" El Papa San Pío X concedió 100 años de indulgencia a todos los que digan el Avemaría cuando el reloj de la hora en punto.

AL PATRONO DE NUESTRA RED

HIMNO AL ARCÁNGEL SAN MIGUEL
Oh Jesús, que eres fuerza y luz del Padre,
Oh Jesús, que das vida a nuestros pechos:
Te alabamos en coro con los Ángeles,
Que siempre de tu boca están suspensos.
Millares de celestes capitanes
Militan en las huestes que acaudillas,
Pero es Miguel quien a su frente marcha
Y quien empuña la sagrada insignia.
Él es quien precipita en lo más hondo
De los infiernos al dragón funesto,
Y quien fulmina a los rebeldes todos,
Y quien los echa del baluarte excelso.
Sigamos día y noche a nuestro príncipe
Contra el fiero adalid de la soberbia,
Para que desde el trono del Cordero
Nos sea dada la corona eterna.
Gloria al Padre y que Él guarde con sus Ángeles
A los que, redimidos por su Hijo,
Fueron ungidos desde el firmamento
Por el eterno bien del Santo Espíritu.

SAN MIGUEL ARCANGUEL

San Miguel Arcanguel
Levanta el Crucifijo y reza esta oración con la señal de la cruz. Has esto en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Tú vencerás… Reza esta oración todos lo días, ya que la batalla es enorme:
"Oh Glorioso príncipe de la Hueste Celestial, San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla y en el terrible combate que estamos librando contra los principados y Potestades del aire, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, en contra de todos los Espíritus del Mal. Ven en ayuda del hombre, a quien Dios Todopoderoso creó inmortal, hecho a su imagen y semejanza, y redimido por un gran precio, de la tiranía de Satanás. Pelea en este día la batalla del Señor, junto con los santos ángeles, igual que combatiste al líder de los orgullosos ángeles, Lucifer, y a su hueste apóstata, quienes no tuvieron poder para resistirte y tampoco hubo ya lugar para ellos en el cielo. Esa cruel serpiente antigua, llamada el diablo o Satanás, que seduce al mundo entero, fue arrojada al abismo junto con sus ángeles. Mira, este enemigo primitivo y asesino del hombre ha tomado fuerza. Transformado en un ángel de luz, anda alrededor del mundo con una multitud de espíritus perversos, invadiendo la tierra para borrar el nombre de Dios y de Jesucristo, apoderarse, asesinar y arrojar a la eterna perdición de las almas destinadas a la corona de la gloria eterna. Este malvado dragón vierte, como la inundación más impura, el veneno de su malicia en los hombres de mente depravada y corrupto corazón; el espíritu de mentira de impiedad, de blasfemia, y de aire pestilente de impureza, y de todo vicio e iniquidad. Estos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura esta Iglesia, la esposa del Inmaculado Cordero, y han puesto sus manos impías en sus más sagradas posesiones, con el designio inicuo de que cuando el Pastor sea herido, también las ovejas pueden ser heridas. Entonces levántate, oh Príncipe invencible, dale ayuda al pueblo de Dios en contra de los ataques de los espíritus perdidos. Dale la victoria al pueblo de Dios: Ellos te veneran como su protector y patrón; en ti la gloriosa Iglesia se regocija con tu defensa contra el maligno poder del infierno; a ti te ha confiado Dios las almas de los hombres para ser establecida en bienaventuranzas celestiales. Ora al Dios de la paz, para que ponga a Satanás bajo nuestros píes, derrotado para que no pueda más mantener al hombre en cautiverio y lastimar a la Iglesia. Ofrece nuestras oraciones a la vista del Altísimo, para que pronto pueda encontrar misericordia a los ojos del señor; y venciendo al dragón la antigua serpiente que es el diablo y Satanás, tú nuevamente lo pongas cautivo en al abismo, para que no pueda ya más seducir a las naciones. Amén.
- Miren la Cruz del Señor; y sean dispersos los poderes enemigos. R:
- El León de la tribu de Judá ha conquistado la raíz de David.
- Qué tu misericordia esté sobre nosotros, oh Señor.
-  Así como hemos tenido esperanza en Ti.
- Oh Señor, escucha nuestra oración.
-  Y deja que mi llanto llegue a Ti.
Oremos
Oh Dios, Padre nuestro, señor Jesucristo, invocamos a tu Santo Nombre, y suplicantes imploramos tu clemencia, para que por la intercesión de la siempre Virgen María, Inmaculada Madre nuestra, y por el glorioso San Miguel Arcángel, Tú te dignes ayudarnos contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos, que andan por el mundo para hacer daño a la raza humana y para arruinar a las almas. Amén.
Fuente: Libro de la Devoción a la preciosa sangre de Nuestro Señor Jesucristo

© 2018   Creada por Juan Carlos Dadah.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio