Trono de Dios

Para algunos lo normal es estar mal. Es sorprendente la cantidad de personas que pertenecen a comunidades, parroquias, que son miembros de un movimiento o congregación en la Iglesia pero tienen sus vidas atadas a un sinnúmero de problemas que no les deja vivir. Como es una constante en su vida, normalizan el estar mal y hasta pueden creer que es querido, enviado y hasta permitido por Dios.

"El ladrón no viene más que a robar, matar o destruir; Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia". (Jn 10:10). Según Jesús no está permitido un punto medio en la vida plena que nos dio con su entrega en la cruz y su Resurrección. Para El, todo lo que nos destuye, nos mata internamente o nos hace morir físicamente, lo que nos roba la paz, el ánimo o la capacidad de responder con fe a Dios, es el plan de aquel a quien El llama el ladrón. Jesús nos quiere libres, plenos, llenos de su Amor y Misericordia y que esto fluya a los que tenemos cerca.

Los males que muchos normaliza, varían desde la depresión, sentimientos de culpa y vergüenza, pesadillas repetitivas, acusaciones, miedo constante y sin fundamento, conductas irracionales o inapropiadas, pecados cíclicos (vicios), hasta enfermedades y dolores físicos sin diagnóstico posible. Todo esto puede ser ocasionado por espíritus malos para minimizar o ahogar el pan de Jesús para nuestras vidas.

UN CD RAYADO SUENA, PERO EN LA ZONA DEL DAÑO SUENA MAL. Así pasa con nuestras vidas; ciertas heridas interiores no sanadas, traumas o pecados las han "rayado" y cuando alguna situación "pasa" por la "zona rayada" no suena bien. Todas las demás áreas del disco están y suenan bien pero esa zona no. También lo comparo con una pared que se hizo sin hendiduras, pero uno o varios golpes abrieron grietas donde los insectos pueden esconderse. (Jesús comparó los espíritus malos con insectos o alimañas en Lc 10:9).

No basta fumigar para que se vayan los insectos. Es necesario restaurar la pared para que no regresen y se escondan en el mismo lugar. Por ello no hay liberación verdadera sin sanación que restaure a la persona.

LA LIBERACION ES MAS UN PROCESO QUE UN EVENTO. Muchos hemos creído que estas rayaduras o hendiduras se arreglarán solas o con leer ciertos libros. Algunos van a terapia y notan que tampoco les sirve. (En ocasiones la liberación es una combinación de terapia sicológica y oración).

Lo peor es cuando personas de la misma Iglesia minimizan o bloquean por su falta de fe el poder que Dios tiene para sanar y liberar a tantos bautizados.

Quitar la posibilidad de ser liberados, a través del Poder del Espíritu Santo, es negar la realidad del Reinado de Jesús en medio nuestro. El dijo: "Pero si yo expulso los demonios por el poder del Espíritu de Dios, entonces está claro que el Reino de Dios ya ha llegado a ustedes." (Mateo 12:28).

LA LIBERACION ES PARTE DEL PROCESO DE SANTIFICACION DE TODO BAUTIZADO. No solo los que están iniciando, también los que saben mucho. El mucho saber si no nos lleva a profundos encuentros con Jesús, y no nos sana ni nos libera, no nos sirve de mucho. En ocasiones vemos personas en posiciones de liderazgo en familias, comunidades, parroquias, diócesis y empresas que necesitan sanación y liberación. Cuando no tenemos la suficiente humildad para entrar en un proceso de liberación, el enemigo, como buen estratega, espera momentos clave en la vida de estos líderes para ejercer su influencia en la "hendidura o rayadura" y luego no solo dañarlos a ellos; sino también a los que están a su cargo. ¡Jesús nos quiere a todos libres!

También hay un proceso antes o después de la hendidura en la pared o la rayadura del CD. Es decir, para que un espíritu ataque o victimice a alguien, generalmente podemos encontrar un camino o sucesión de eventos. Estos eventos del proceso yo los agrupo en tres momentos: a) contacto b) puerta de entrada c) acuerdo interior. Pongo dos ejemplos.

  1. En una persona que vea frecuentemente pornografía, la esfera de contacto son sus ojos; la puerta de entrada es la decisión de ver y el acuerdo interior es cuando se normaliza este mal en su vida. Un espíritu de descontrol sexual atacará a esta persona.
  2. Otra persona que lleva o toca un amuleto, el contacto es tocarlo, la puerta de entrada es la decisión de creer lo que se le atribuye al tocarlo y el acuerdo interior es llevarlo consigo o guardarlo. Un espíritu de brujería atacará a esta persona.

¿COMO SER LIBRES? Pues iniciando un proceso de liberación consciente y colaborando con la acción del Espíritu Santo. Algunos pasos que pueden ayudar a lo que tanto el P. Michael Scanlan como el P. Emiliano Tardiff "la auto-liberación":

  1. Confiesa tu pecado o perdona a quien pecó contra ti.
  2. Dile a Jesús que domine o se apropie del área dodne está la "hendidura o rayadura", pídele que te sane con su Amor.
  3. Cierra las puertas; es decir, saca intencionalmente de tu vida todo lo que te conecte con aquello que te atormenta. En ocasiones esto no se puede hacer solo y se necesita la ayuda de otros; hay algo en la humildad de ir a que otros oren por ti que rompe ataduras.

Que Dios te bendiga con la libertad de los hijos de Dios.

- Miguel Horacio Mercado

Vistas: 12

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Trono de Dios para agregar comentarios!

Únete a Trono de Dios

La paz en el mundo solo es posible si aceptamos a JESUCRISTO como Señor de las Naciones. El es el REY de reyes y SEÑOR de señores..!!!

LOS MILAGROS EUCARISTICOS EN EL MUNDO

Dia y Hora en:
 Argentina

© Diferencia horaria

Miembros

Enlaces Catolicos

                   BIBLIOTECA MARIANA:

Oración con indulgencia al dar el reloj la hora "Te ofrezco Dios mío, todos los instantes de esta hora y concédeme que los emplee en cumplir tu Santa Voluntad" El Papa San Pío X concedió 100 años de indulgencia a todos los que digan el Avemaría cuando el reloj de la hora en punto.

AL PATRONO DE NUESTRA RED

HIMNO AL ARCÁNGEL SAN MIGUEL
Oh Jesús, que eres fuerza y luz del Padre,
Oh Jesús, que das vida a nuestros pechos:
Te alabamos en coro con los Ángeles,
Que siempre de tu boca están suspensos.
Millares de celestes capitanes
Militan en las huestes que acaudillas,
Pero es Miguel quien a su frente marcha
Y quien empuña la sagrada insignia.
Él es quien precipita en lo más hondo
De los infiernos al dragón funesto,
Y quien fulmina a los rebeldes todos,
Y quien los echa del baluarte excelso.
Sigamos día y noche a nuestro príncipe
Contra el fiero adalid de la soberbia,
Para que desde el trono del Cordero
Nos sea dada la corona eterna.
Gloria al Padre y que Él guarde con sus Ángeles
A los que, redimidos por su Hijo,
Fueron ungidos desde el firmamento
Por el eterno bien del Santo Espíritu.

SAN MIGUEL ARCANGUEL

San Miguel Arcanguel
Levanta el Crucifijo y reza esta oración con la señal de la cruz. Has esto en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Tú vencerás… Reza esta oración todos lo días, ya que la batalla es enorme:
"Oh Glorioso príncipe de la Hueste Celestial, San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla y en el terrible combate que estamos librando contra los principados y Potestades del aire, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, en contra de todos los Espíritus del Mal. Ven en ayuda del hombre, a quien Dios Todopoderoso creó inmortal, hecho a su imagen y semejanza, y redimido por un gran precio, de la tiranía de Satanás. Pelea en este día la batalla del Señor, junto con los santos ángeles, igual que combatiste al líder de los orgullosos ángeles, Lucifer, y a su hueste apóstata, quienes no tuvieron poder para resistirte y tampoco hubo ya lugar para ellos en el cielo. Esa cruel serpiente antigua, llamada el diablo o Satanás, que seduce al mundo entero, fue arrojada al abismo junto con sus ángeles. Mira, este enemigo primitivo y asesino del hombre ha tomado fuerza. Transformado en un ángel de luz, anda alrededor del mundo con una multitud de espíritus perversos, invadiendo la tierra para borrar el nombre de Dios y de Jesucristo, apoderarse, asesinar y arrojar a la eterna perdición de las almas destinadas a la corona de la gloria eterna. Este malvado dragón vierte, como la inundación más impura, el veneno de su malicia en los hombres de mente depravada y corrupto corazón; el espíritu de mentira de impiedad, de blasfemia, y de aire pestilente de impureza, y de todo vicio e iniquidad. Estos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura esta Iglesia, la esposa del Inmaculado Cordero, y han puesto sus manos impías en sus más sagradas posesiones, con el designio inicuo de que cuando el Pastor sea herido, también las ovejas pueden ser heridas. Entonces levántate, oh Príncipe invencible, dale ayuda al pueblo de Dios en contra de los ataques de los espíritus perdidos. Dale la victoria al pueblo de Dios: Ellos te veneran como su protector y patrón; en ti la gloriosa Iglesia se regocija con tu defensa contra el maligno poder del infierno; a ti te ha confiado Dios las almas de los hombres para ser establecida en bienaventuranzas celestiales. Ora al Dios de la paz, para que ponga a Satanás bajo nuestros píes, derrotado para que no pueda más mantener al hombre en cautiverio y lastimar a la Iglesia. Ofrece nuestras oraciones a la vista del Altísimo, para que pronto pueda encontrar misericordia a los ojos del señor; y venciendo al dragón la antigua serpiente que es el diablo y Satanás, tú nuevamente lo pongas cautivo en al abismo, para que no pueda ya más seducir a las naciones. Amén.
- Miren la Cruz del Señor; y sean dispersos los poderes enemigos. R:
- El León de la tribu de Judá ha conquistado la raíz de David.
- Qué tu misericordia esté sobre nosotros, oh Señor.
-  Así como hemos tenido esperanza en Ti.
- Oh Señor, escucha nuestra oración.
-  Y deja que mi llanto llegue a Ti.
Oremos
Oh Dios, Padre nuestro, señor Jesucristo, invocamos a tu Santo Nombre, y suplicantes imploramos tu clemencia, para que por la intercesión de la siempre Virgen María, Inmaculada Madre nuestra, y por el glorioso San Miguel Arcángel, Tú te dignes ayudarnos contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos, que andan por el mundo para hacer daño a la raza humana y para arruinar a las almas. Amén.
Fuente: Libro de la Devoción a la preciosa sangre de Nuestro Señor Jesucristo

© 2019   Creada por Juan Carlos Dadah.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio