Dios quiera sea cierto!

La Iglesia aprueba las apariciones de la Virgen María en Medjugorje.?

07/11/2013
Vamos, que considera ciertas dichas apariciones, así como los mensajes de la Madre de Dios, como ha hecho con Lourdes, o Fátima, por poner dos ejemplos. Por abrumadora mayoría la Comisión Vaticana creada por Benedicto XVI ha dictaminado que no estamos ante unos iluminados sino ante unas apariciones reales de la Madre de Cristo. Con esta decisión, cualquier duda sobre la veracidad de este hecho extraordinario queda clara para todos los católicos. Si me permiten añadir algo... como no podía ser de otra forma.
Curiosamente, por Internet, el medio de comunicación por antonomasia del siglo XXI, ha corrido durante los últimos días la especie contraria, en algo parecido a una ceremonia de la confusión. ¿Por qué? Pues probablemente por la carta que el prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la FeGerhard Ludwig Müller, miembro de la Comisión sobre Medjugorje que preside el cardenal Camillo Ruini, envió a los obispos norteamericanos pidiendo que no apoyaran la gira de Iván -uno de los videntes- por Estados Unidos, hasta que no hubiera certificado oficial del Vaticano. Bueno, pues ya lo hay. Y es favorable a la veracidad de Medjugorje.   
Esta es la historia. La Virgen María se aparece a seis adolescentes -desde 1981- en la aldea bosnio-croata de Medjugorje. Y a lo largo de los años dicha aldea se ha convertido en la capital mundial de la conversión y de la confesión. Por decirlo de alguna manera, un milagro continuo, además de un centro de peregrinación universal. Como decía un amigo, “lo de Medjugorje no es normal”. Sí que es normal, pero también  extraordinario, como corresponde a tiempos extraordinarios: los nuestros.
Sumario: Santa María se aparece a esos adolescentes, en este lugar perdido, dependiente de la diócesis de Mostar, en la antigua Yugoslavia. Los jóvenes son objeto de persecución y torturas por las autoridades comunistas y de desprecio por buena parte del mundo católico (éste es el que más duele). Más por algunos clérigos que por el pueblo orante.
Entonces, ¿qué ha ocurrido desde 1981 para que la Iglesia haya tardado tanto en aprobar las apariciones? Pues que en materia de revelaciones extraordinarias, es el ordinario del lugar, el obispo, quien decide si se trata de hechos extraordinarios reales, de un fraude o de un majadero. Y resulta que el obispo, para ser exactos, dos obispos sucesivos, de Mostar, negaron la veracidad del suceso.
Sólo que tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI sí creían en Medjugorje. Al segundo se le acabó la paciencia y ordenó crear la precitada Comisión de Investigación en el Vaticano. Ahora, por abrumadora mayoría, esa Comisión ha dictaminado que estamos ante unas apariciones ciertas de la Madre del Salvador y no ante unos jóvenes -ya nada jóvenes- visionarios y locuelos.
Pero todavía hay quienes quieren poner palos en la rueda, dentro y fuera de la Iglesia, porque no pueden permitir que unos hechos tan definitivos, tan aplastantes, obtengan la última de las aprobaciones: la del Papa. ¿Quién va a ganar? ¿La verdad, que es la que les cuento, la mentira, que la Iglesia no puede certificar la verdad de las apariciones, o la confusión, que es la que más conviene al Nuevo Orden Mundial (NOM)? Esperemos que la primera. La verdad siempre representa el camino más corto.
Y ojo, porque el mensaje central de Medjugorje, al igual que de otras muchas apariciones marianas recientes, tiene mucho de apocalíptico. Para no liarles, al igual que otras muchas revelaciones marianas, el mensaje es acuciante: el mundo debe convertirse, porque se está acabando el tiempo de la misericordia y comienza el tiempo de la justicia de Dios.
Y es cierto que, cuando se trata de hechos sobrenaturales puede darse el engaño, sobre todo por iluminados que cuentan lo que no existe. Pero el peligro es doble: está el riesgo de los iluminados que ven lo que no hay pero también el de los ‘iluminati’, que es otra cosa, y que saben de la certeza de Medjugorje pero intentan desacreditarla. Ya saben que el demonio es un fervoroso creyente. No tiene la menor duda de fe.
Eulogio López

Vistas: 33

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Trono de Dios para agregar comentarios!

Únete a Trono de Dios

La paz en el mundo solo es posible si aceptamos a JESUCRISTO como Señor de las Naciones. El es el REY de reyes y SEÑOR de señores..!!!

LOS MILAGROS EUCARISTICOS EN EL MUNDO

Cumpleaños

Miembros

Enlaces Catolicos

                   BIBLIOTECA MARIANA:

Oración con indulgencia al dar el reloj la hora "Te ofrezco Dios mío, todos los instantes de esta hora y concédeme que los emplee en cumplir tu Santa Voluntad" El Papa San Pío X concedió 100 años de indulgencia a todos los que digan el Avemaría cuando el reloj de la hora en punto.

AL PATRONO DE NUESTRA RED

HIMNO AL ARCÁNGEL SAN MIGUEL
Oh Jesús, que eres fuerza y luz del Padre,
Oh Jesús, que das vida a nuestros pechos:
Te alabamos en coro con los Ángeles,
Que siempre de tu boca están suspensos.
Millares de celestes capitanes
Militan en las huestes que acaudillas,
Pero es Miguel quien a su frente marcha
Y quien empuña la sagrada insignia.
Él es quien precipita en lo más hondo
De los infiernos al dragón funesto,
Y quien fulmina a los rebeldes todos,
Y quien los echa del baluarte excelso.
Sigamos día y noche a nuestro príncipe
Contra el fiero adalid de la soberbia,
Para que desde el trono del Cordero
Nos sea dada la corona eterna.
Gloria al Padre y que Él guarde con sus Ángeles
A los que, redimidos por su Hijo,
Fueron ungidos desde el firmamento
Por el eterno bien del Santo Espíritu.

SAN MIGUEL ARCANGUEL

San Miguel Arcanguel
Levanta el Crucifijo y reza esta oración con la señal de la cruz. Has esto en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Tú vencerás… Reza esta oración todos lo días, ya que la batalla es enorme:
"Oh Glorioso príncipe de la Hueste Celestial, San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla y en el terrible combate que estamos librando contra los principados y Potestades del aire, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, en contra de todos los Espíritus del Mal. Ven en ayuda del hombre, a quien Dios Todopoderoso creó inmortal, hecho a su imagen y semejanza, y redimido por un gran precio, de la tiranía de Satanás. Pelea en este día la batalla del Señor, junto con los santos ángeles, igual que combatiste al líder de los orgullosos ángeles, Lucifer, y a su hueste apóstata, quienes no tuvieron poder para resistirte y tampoco hubo ya lugar para ellos en el cielo. Esa cruel serpiente antigua, llamada el diablo o Satanás, que seduce al mundo entero, fue arrojada al abismo junto con sus ángeles. Mira, este enemigo primitivo y asesino del hombre ha tomado fuerza. Transformado en un ángel de luz, anda alrededor del mundo con una multitud de espíritus perversos, invadiendo la tierra para borrar el nombre de Dios y de Jesucristo, apoderarse, asesinar y arrojar a la eterna perdición de las almas destinadas a la corona de la gloria eterna. Este malvado dragón vierte, como la inundación más impura, el veneno de su malicia en los hombres de mente depravada y corrupto corazón; el espíritu de mentira de impiedad, de blasfemia, y de aire pestilente de impureza, y de todo vicio e iniquidad. Estos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura esta Iglesia, la esposa del Inmaculado Cordero, y han puesto sus manos impías en sus más sagradas posesiones, con el designio inicuo de que cuando el Pastor sea herido, también las ovejas pueden ser heridas. Entonces levántate, oh Príncipe invencible, dale ayuda al pueblo de Dios en contra de los ataques de los espíritus perdidos. Dale la victoria al pueblo de Dios: Ellos te veneran como su protector y patrón; en ti la gloriosa Iglesia se regocija con tu defensa contra el maligno poder del infierno; a ti te ha confiado Dios las almas de los hombres para ser establecida en bienaventuranzas celestiales. Ora al Dios de la paz, para que ponga a Satanás bajo nuestros píes, derrotado para que no pueda más mantener al hombre en cautiverio y lastimar a la Iglesia. Ofrece nuestras oraciones a la vista del Altísimo, para que pronto pueda encontrar misericordia a los ojos del señor; y venciendo al dragón la antigua serpiente que es el diablo y Satanás, tú nuevamente lo pongas cautivo en al abismo, para que no pueda ya más seducir a las naciones. Amén.
- Miren la Cruz del Señor; y sean dispersos los poderes enemigos. R:
- El León de la tribu de Judá ha conquistado la raíz de David.
- Qué tu misericordia esté sobre nosotros, oh Señor.
-  Así como hemos tenido esperanza en Ti.
- Oh Señor, escucha nuestra oración.
-  Y deja que mi llanto llegue a Ti.
Oremos
Oh Dios, Padre nuestro, señor Jesucristo, invocamos a tu Santo Nombre, y suplicantes imploramos tu clemencia, para que por la intercesión de la siempre Virgen María, Inmaculada Madre nuestra, y por el glorioso San Miguel Arcángel, Tú te dignes ayudarnos contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos, que andan por el mundo para hacer daño a la raza humana y para arruinar a las almas. Amén.
Fuente: Libro de la Devoción a la preciosa sangre de Nuestro Señor Jesucristo

© 2017   Creada por Juan Carlos Dadah.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio