Trono de Dios

El milagro de Inagua:

Ricardo Miranda, cura de Agaete, atribuye a una intervención sobrenatural el cambio meteorológico que frenó el avance incontrolado del incendio

Javier Bolaños 21.08.2019 | 00:36

Así está Tamadaba, mañana del 20 de agosto
El milagro de Inagua
El milagro de Inagua.

El fuego avanzaba sin control. Y las previsiones eran muy poco esperanzadoras en la medianoche del lunes. Se habían devastado unas 10.000 hectáreas, con un perímetro de 75 kilómetros y cerca de 8.000 evacuados de media isla de Gran Canaria, y el avance el incendio hacía temer lo peor en su caminar hacia la costa turística de Mogán, los altos de La Aldea y el pinar de Tamadaba.

Los técnicos hablaban de que no había capacidad humana para dominar las enormes llamaradas, con la entrada de la noche en el que dejan de operar los medios aéreos. El gran peligro era que podía alcanzar el paraje natural de Inagua, lo que supondría una catástrofe de mayores dimensiones. El pinar es una de las últimas zonas boscosas de Gran Canaria, que concentran una flora y fauna única, con especial interés del pinzón azul, en peligro de extinción.
El jefe de Emergencias del Cabildo, Federico Grillo, reconocía en los peores momentos que no había capacidad humana para controlarlo.

Sin embargo, fuera de toda previsión de los partes meteorológicos, el viento y las condiciones cambiaron. Lo que de noche eran caras de máxima preocupación, pasó a primera hora de la mañana de ayer martes a un cierto optimismo. El primero desde que se activó este incendio originado el sábado por la tarde.

El párroco Ricardo Miranda tenía previsto celebrar una misa. Pero, de forma improvisada decidió sobre las cuatro de la tarde del lunes rezar en un lateral de la iglesia de Agaete, pidiendo a los que en ese momento estaban en el templo y los alrededores sumarse a la plegaria. "Quería pedir a Dios que dominara las fuerzas de la naturaleza", señalaba el sacerdote.

Mirando en dirección al macizo de Tamadaba, donde el humo y el fuego seguían ahondando en el pinar. Y con la cruz del Santísimo agarrada por sus dos manos, y vestido con ropa religiosa, inició un rezo, con "una bendición desde la fe".

En su invocación hizo un ruego en voz alta: "Señor. Tú que eres el señor de la naturaleza, del viento, del fuego, del agua, te pido que bendigas el monte de Tamadaba y lo protejas de los elementos descontrolados, para que no sea devorado por el fuego y el viento". E hizo la bendición de la cruz.

Fue un acto de apenas cinco minutos, mientras una quincena de personas secundaba su plegaria. Todo, incluso las palabras, fueron "espontáneas", señala el sacerdote que atiende los cultos en ese municipio del noroeste de Gran Canaria, que admite la sorpresa de muchos fieles que estaba a su alrededor.

"Milagrosamente, el viento cambió desde las seis de la tarde", recalca el párroco de Agaete, que señala que si la capacidad humana no había podido hacer frente a la situación natural, "lo ha hecho la divina".
"El creyente ve la mano de Dios". E insiste en que la bendición es un acto de fe.

Una comunicación oficial del Cabildo de Gran Canaria ya hablaba a través de las redes sociales de "Una buena: el viento en calma ha frenado el avance".

El sacerdote señala que cuando oyó por la noche al experto hablar de que milagrosamente se había ido el viento, y que Tamadaba estaba sorteando la situación, "se me pusieron los pelos de punta". Con humor, dentro de su condición religiosa, declaró que "voy a tener que tener fe".

Ricardo Ramírez también ha aprovechado que se ha encontrado numerosos hidroaviones sobrevolando para cargar de agua en la bahía portuaria de Las Palmas de Gran Canaria, antes de dirigirse al norte e interior de la isla, para bendecir a los pilotos y a los aparatos en su trabajo.

Además, destaca que pese a que el lunes se temía que la ermita de Santa Teresita en el barrio de El Hornillo podía haber sido pasto de las llamas, porque fue la primera zona afectada de Agaete, personas que ha llegado hasta este pequeño barrio de la zona alta del Valle de Agaete (y muy cerca de Tamadaba) asegura que ha sobrevivido al fuego, al igual que las casas-cueva del lugar y del barrio de El Sao.

Ricardo Miranda debería haber oficiado una misa esta tarde en la iglesia de San Pedro de El Valle. Sin embargo, tendrá que suspenderse porque hasta anoche este barrio seguía cerrada al paso por seguridad, después de haberse evacuado el domingo a los vecinos por el riesgo de que las pavesas de la zona alta de Tamadaba rodaran ladera abajo e incendiaran este barranco que conduce a la costa.

El sacerdote asegura que permanece en contacto con las autoridades locales para apoyar en lo posible, y que ha visitado a los evacuados que están alojados en el polideportivo municipal.

La localidad tiene a casi un millar de vecinos fuera de sus casas, de los cuales 64 están haciendo noche en el pabellón, ya que el resto se ha acomodado de formar temporal con vecinos, amigos y otras residencias, aunque muchos van al lugar para comer.

Muchas fiestas grancanarias recuerdan supuestos actos milagrosos acaecidos siglos atrás, y que han pervivido hasta la actualidad. Eso sí, todas ellas de antigüedad. Este es el caso de la fiesta de la Rama de Guía, que tiene su origen en las promesas que los campesinos de la comarca realizaron en 1811 para ofrecerle ramas de árboles y frutos como rogativa ante la plaga de langosta que arrasaba los cultivos.

Nota: Enviado por nuestro hermano Emilio Alba Hinchado.

Vistas: 29

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Trono de Dios para agregar comentarios!

Únete a Trono de Dios

La paz en el mundo solo es posible si aceptamos a JESUCRISTO como Señor de las Naciones. El es el REY de reyes y SEÑOR de señores..!!!

LOS MILAGROS EUCARISTICOS EN EL MUNDO

Dia y Hora en:
 Argentina

© Diferencia horaria

Miembros

Enlaces Catolicos

                   BIBLIOTECA MARIANA:

Oración con indulgencia al dar el reloj la hora "Te ofrezco Dios mío, todos los instantes de esta hora y concédeme que los emplee en cumplir tu Santa Voluntad" El Papa San Pío X concedió 100 años de indulgencia a todos los que digan el Avemaría cuando el reloj de la hora en punto.

AL PATRONO DE NUESTRA RED

HIMNO AL ARCÁNGEL SAN MIGUEL
Oh Jesús, que eres fuerza y luz del Padre,
Oh Jesús, que das vida a nuestros pechos:
Te alabamos en coro con los Ángeles,
Que siempre de tu boca están suspensos.
Millares de celestes capitanes
Militan en las huestes que acaudillas,
Pero es Miguel quien a su frente marcha
Y quien empuña la sagrada insignia.
Él es quien precipita en lo más hondo
De los infiernos al dragón funesto,
Y quien fulmina a los rebeldes todos,
Y quien los echa del baluarte excelso.
Sigamos día y noche a nuestro príncipe
Contra el fiero adalid de la soberbia,
Para que desde el trono del Cordero
Nos sea dada la corona eterna.
Gloria al Padre y que Él guarde con sus Ángeles
A los que, redimidos por su Hijo,
Fueron ungidos desde el firmamento
Por el eterno bien del Santo Espíritu.

SAN MIGUEL ARCANGUEL

San Miguel Arcanguel
Levanta el Crucifijo y reza esta oración con la señal de la cruz. Has esto en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Tú vencerás… Reza esta oración todos lo días, ya que la batalla es enorme:
"Oh Glorioso príncipe de la Hueste Celestial, San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla y en el terrible combate que estamos librando contra los principados y Potestades del aire, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, en contra de todos los Espíritus del Mal. Ven en ayuda del hombre, a quien Dios Todopoderoso creó inmortal, hecho a su imagen y semejanza, y redimido por un gran precio, de la tiranía de Satanás. Pelea en este día la batalla del Señor, junto con los santos ángeles, igual que combatiste al líder de los orgullosos ángeles, Lucifer, y a su hueste apóstata, quienes no tuvieron poder para resistirte y tampoco hubo ya lugar para ellos en el cielo. Esa cruel serpiente antigua, llamada el diablo o Satanás, que seduce al mundo entero, fue arrojada al abismo junto con sus ángeles. Mira, este enemigo primitivo y asesino del hombre ha tomado fuerza. Transformado en un ángel de luz, anda alrededor del mundo con una multitud de espíritus perversos, invadiendo la tierra para borrar el nombre de Dios y de Jesucristo, apoderarse, asesinar y arrojar a la eterna perdición de las almas destinadas a la corona de la gloria eterna. Este malvado dragón vierte, como la inundación más impura, el veneno de su malicia en los hombres de mente depravada y corrupto corazón; el espíritu de mentira de impiedad, de blasfemia, y de aire pestilente de impureza, y de todo vicio e iniquidad. Estos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura esta Iglesia, la esposa del Inmaculado Cordero, y han puesto sus manos impías en sus más sagradas posesiones, con el designio inicuo de que cuando el Pastor sea herido, también las ovejas pueden ser heridas. Entonces levántate, oh Príncipe invencible, dale ayuda al pueblo de Dios en contra de los ataques de los espíritus perdidos. Dale la victoria al pueblo de Dios: Ellos te veneran como su protector y patrón; en ti la gloriosa Iglesia se regocija con tu defensa contra el maligno poder del infierno; a ti te ha confiado Dios las almas de los hombres para ser establecida en bienaventuranzas celestiales. Ora al Dios de la paz, para que ponga a Satanás bajo nuestros píes, derrotado para que no pueda más mantener al hombre en cautiverio y lastimar a la Iglesia. Ofrece nuestras oraciones a la vista del Altísimo, para que pronto pueda encontrar misericordia a los ojos del señor; y venciendo al dragón la antigua serpiente que es el diablo y Satanás, tú nuevamente lo pongas cautivo en al abismo, para que no pueda ya más seducir a las naciones. Amén.
- Miren la Cruz del Señor; y sean dispersos los poderes enemigos. R:
- El León de la tribu de Judá ha conquistado la raíz de David.
- Qué tu misericordia esté sobre nosotros, oh Señor.
-  Así como hemos tenido esperanza en Ti.
- Oh Señor, escucha nuestra oración.
-  Y deja que mi llanto llegue a Ti.
Oremos
Oh Dios, Padre nuestro, señor Jesucristo, invocamos a tu Santo Nombre, y suplicantes imploramos tu clemencia, para que por la intercesión de la siempre Virgen María, Inmaculada Madre nuestra, y por el glorioso San Miguel Arcángel, Tú te dignes ayudarnos contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos, que andan por el mundo para hacer daño a la raza humana y para arruinar a las almas. Amén.
Fuente: Libro de la Devoción a la preciosa sangre de Nuestro Señor Jesucristo

© 2019   Creada por Juan Carlos Dadah.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio