Alguien me podria decir que para rezar por lo niños no nacidos se necesita un rosario que no es el nomal si uno con niños eso dicen  ustedes que creen?

'

Vistas: 117

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Querida María Hortensia, el rosario de los no nacidos se reza con un rosario común, no conozco que haya que usar un rosario especial.

Si necesitás saber cómo se reza te lo puedo mandar.

Besosssss y bendicionessss.

Tu ami-hermana Marta

Viacrucis del no nacido.

 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

 

Acto de contrición.

Oh Dios mío, me pesa de todo corazón haberos ofendido;  que por mis pecados he merecido las penas eternas del infierno.    Sobre todo, porque os he ofendido, Dios mío, que sois sumamente bueno y merecéis  todo mi amor.   Firmemente propongo con la ayuda de vuestra gracia, confesar mis pecados, hacer penitencia, evitar la próxima ocasión del pecado, y enmendar mi vida.                   Amén.

Oración.


Virgen de Guadalupe, Patrona de los niños por nacer, te imploramos tu intercesión por cada niño en riesgo de ser abortado. Ayuda a los padres que esperan un hijo para que acojan el invalorable don de Dios de la vida de su hijo.
Consuela a los padres que han perdido ese don a causa del
aborto, y guíalos hacia el perdón y la sanación por intercesión de la Divina Misericordia de tu Hijo.
Ayúdanos a apreciar y a cuidar a familiares y amigos hasta que Dios los llame a su casa. Ayúdanos a nunca ver a los demás como una carga.
Guía a nuestros funcionarios públicos a defender cada vida humana con leyes justas. Inspíranos a todos a llevar nuestra fe a la vida pública, a defender a quienes no tienen voz. Te lo pedimos en nombre de tu Hijo, Jesucristo, que es Amor y Misericordia. Amén.

 

 

 

Primera estación. Jesús es condenado a muerte.

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

 

Guía: He sido condenado a muerte ya antes de nacer.  El amor no me ha llamado a la vida y por eso nadie me ama.   Con los títulos del “no deseado, estorbo o problema”; dentro de mi corazón como resuenan estas palabras que cincelan mi pequeña cabeza, acompañado de una angustia que me atrevo a comparar Señor cuando tu hijo Jesús pasó en lo que sería el inicio de tu Pasión.

Así como oraste tú, en el Huerto de Getsemaní, yo también rezo porque esto sea una pesadilla y no esta terrible realidad que me atormenta.

Todo por ser fruto del desamor me enjuician sin conocerme, aunque soy inocente me entrego a ti Dios mío, porque tú eres mi Creador.

 

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

 

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

 

Segunda estación.   Jesús carga la cruz.

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

 

Guía: Me han cargado con las marcas del dolor contemplándome como una carga complicada acompañada de rechazo.  Debo desaparecer para ellos porque no tengo lugar en su corazón.     Ya han planeado con detalles “mi  no llegada” a este mundo, a pesar de que tenía que cumplir una misión y no la realizaré.                                       Perdóname Dios mío, por fallarte antes de arrancar el proyecto de vida que tenías para mí, te ofrezco mi sufrimiento en salvación por las almas de todos los que realizan esto.

 

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

 

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

 

 

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Tercera estación.   Jesús cae por primera vez.

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

 

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

 

Guía: Represento una cifra más en el censo de mortalidad; nada importante, poca cosa, sin valor.    Un escalofrío que recorre mi cuerpo, me hace estremecer, no estoy tranquilo, no puedo dormir.    A pesar de esto; permanezco inmóvil, recibiendo amenaza tras insulto, gritos tras desprecios.   Busco un rostro, una mirada, un gesto de alguien que se compadezca de este ser, pero no encuentro a nadie me siento abandonado como en un desierto… sin amor.

Señor, ayúdame a levantarme.

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

 

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

 

Cuarta estación.   Jesús se encuentra con su madre.

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

Guía: Lloró en silencio… porque si pudiera gritar… no sé si seré escuchado.   María; madre mía, en tu dulce silencio, me acompañas como lo hiciste con  tu hijo Jesús…ya no me siento solo.    Estarás en mi último suspiro, porque soy tu pequeño y me entrego a tu abrazo materno.                                                                                                              En paz me iré, sin que yo desee romper el vínculo que nos une para que sigan su camino.

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

 

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

 

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Quinta estación.    El cirineo ayuda a Jesús a llevar la cruz.

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

Guía: Uno mi sufrimiento voluntariamente al tuyo; compartiendo así el cáliz de la amargura que se me da a beber con amargura.     Nadie hace memoria de las sagradas escrituras en cuanto a “Tratad a los hombres como queréis  que ellos os traten a vosotros”.   Jesús  muéstrame  tu misericordia en mi fragilidad a través de tu fortaleza.

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

 

Sexta estación.   La Verónica limpia el rostro de Jesús.

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

Guía: Si tan solo escuchará una voz armoniosa que con dulces palabras me transmitan el consuelo que tanto necesito…serían como una acaricia para mí…experimentar el beso que no me darán.    Para ti Señor; soy más hermoso que nunca aunque no vea mi rostro.        Mamita, te ofrezco esta leve palmada aunque no me correspondas para decirte que viviré siempre en ti aunque no lo desees… en el recuerdo.

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Séptima estación.   Jesús cae por segunda vez.

 

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

 

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

Guía: Mi pequeño cuerpo es agitado y lastimado bruscamente por objetos extraños, cruelmente manipulados por manos duras e insensibles al dolor y al mismo tiempo ignorantes porque no soy una simple célula tengo vida, un alma.

Yo confío en ti… porque esta pena es temporal y  tu amor Padre es eterno como el sol que ilumina a todos buenos y malos… porque eres tan grande a pesar de ser tan pequeño ante ti.

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

 

Octava estación.   Jesús consuela a las piadosas mujeres.

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

 

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

Dios mío, así como realizaste el milagro de la multiplicación de los panes y peces, que los esfuerzos de las asociaciones civiles que luchan para evitar esto sean numerosas como la promesa que hiciste a Abraham…. que sean incontables…para que ya pare esto en cualquier lugar del mundo.      Con su mirada en mi mirar sean el altavoz por la defensa de nuestro derecho a vivir.

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Novena estación.   Jesús cae por tercera vez.

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

 

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

Guía: Porque esos pensamientos están encerrados en la única idea del desprecio a mi ser, en lo que ellos atribulan como la modernidad de los tiempo con una supuesta mente abierta.    Me invade la tristeza…ya no puedo más, no quiero ser piedra de tropiezo para nadie….hazme manso y humilde de corazón como tu Señor.

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

 

Décima estación.   Jesús es despojado de sus vestiduras.

 

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

 

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

Guía: Fui enviado a este mundo, nada tengo así me voy.    Así como Jesús nos enseñó la humildad en todos los aspectos, le entrego la pobreza de mi espíritu para enaltecer el nombre de nuestro Padre Celestial descubriéndome totalmente a él y así entregarle mi dolor a imitación de su hijo que por amor se donó hasta el extremo.

 

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Undécima estación.    Jesús es clavado en la cruz.

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

 

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

Guía. Me uno a ti Señor en tu sufrimiento; Padre… perdónalos porque no saben lo que hacen y en su momento ilumina a mis padres para renunciar a aquellos afectos desordenados porque deseo que sean felices, ellos también son tus hijos… aunque no comprenden el verdadero significado del amor como lo necesitan.

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

 

Duodécima estación.   Jesús muere en la cruz.

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

Guía: Jesucristo, en su último aliento exclamo “Padre…en tus manos encomiendo mi espíritu” antes de hacerlo, me despido con  un beso para reconfortar el cuerpo que me abrigo por poco tiempo y les pido a ustedes mis hermanos que oren por mí y por mis amigos que están pasando por la misma situación  para que podamos  coparticipar en la gloria del Señor.

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Decimotercera estación.   Jesús en los brazos de María Santísima.

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

 

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

Guía. Pero sé que la Reina del Cielo, Madre de la Misericordia y madre nuestra me tomará en sus brazos, arrullándome como lo hacía con Jesús cuando era pequeño.   Ella llora por mí aceptando la muerte de su hijo afligido dentro de la llama de amor de su corazón inmaculado.   Los invito a todos ustedes a valorar más que nunca cada instante de su vida… a amar a Dios sobre todas las cosas así como a sus semejantes.

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

 

Decimocuarta estación.   Jesús es puesto en el sepulcro.

 

Guía: Te adoramos Cristo y te bendecimos.

 

Todos: Que por tu santa cruz, redimiste al mundo y a mi pecador.

Guía: Depositaron tu cuerpo adorable en un sepulcro para descansar apoyado de tus amigos, en cambio a mí me colocaran en un recipiente de desperdicios de basura.

Te suplico dios mío, entierra las iniquidades que tanto te lastiman para que el día que seamos llamados no tengamos miedo a morir porque este es el paso para la  Vida Eterna y seamos dignos de contemplar tu divino rostro.

Guía: Señor pequé, ten misericordia de mí.

Todos: Pecamos y nos pesa ten misericordia de nosotros.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Oración para el bautizo de los niños abortados.

Padre Celestial, tu amor es eterno.     En tu océano de amor tú salvaste al mundo por mediación de tu único hijo Jesucristo.    Ahora mira a tu Único Hijo en la Cruz, que está constantemente sangrando por amos a su pueblo y para perdonar al mundo.               Purifica y bautiza a los niños abortados, con la Sangre Preciosa y el Agua del Sagrado Costado de tu Hijo, que murió colgado en la cruz por su salvación.                                 

                                                              

  En el  nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, que ellos por la bendita muerte de Jesucristo ganan la vida eterna; por sus llagas sean sanados, por su Sangre Preciosa sean liberados, para gozar con los santos del cielo.        Amén.

 

 

Oraciones finales.

Señor, Dios nuestro, que haz querido realizar la salvación de todos los hombres por medio de tu Hijo, muerto en la cruz, concédenos te rogamos, seguir las enseñanzas de su pasión, para que un día participemos de su resurrección gloriosa, por Jesucristo nuestro Señor.           Amén.

Dios todopoderoso e infinitamente bueno, ten piedad de tu siervo el Papa Emérito Benedicto XVI nuestro Soberano Pontífice, ilumínale el entendimiento para que dirija tu Santa Iglesia para la conversión de pecadores y salvación de almas.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Guía.- Que Dios Omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo nos bendiga y que el santísimo sacramento del altar siempre permanezca en nosotros.   

Todos.- Amén.

 

En el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo.          Amén


 

RSS

La paz en el mundo solo es posible si aceptamos a JESUCRISTO como Señor de las Naciones. El es el REY de reyes y SEÑOR de señores..!!!

LOS MILAGROS EUCARISTICOS EN EL MUNDO

Cumpleaños

Miembros

Enlaces Catolicos

                   BIBLIOTECA MARIANA:

Oración con indulgencia al dar el reloj la hora "Te ofrezco Dios mío, todos los instantes de esta hora y concédeme que los emplee en cumplir tu Santa Voluntad" El Papa San Pío X concedió 100 años de indulgencia a todos los que digan el Avemaría cuando el reloj de la hora en punto.

AL PATRONO DE NUESTRA RED

HIMNO AL ARCÁNGEL SAN MIGUEL
Oh Jesús, que eres fuerza y luz del Padre,
Oh Jesús, que das vida a nuestros pechos:
Te alabamos en coro con los Ángeles,
Que siempre de tu boca están suspensos.
Millares de celestes capitanes
Militan en las huestes que acaudillas,
Pero es Miguel quien a su frente marcha
Y quien empuña la sagrada insignia.
Él es quien precipita en lo más hondo
De los infiernos al dragón funesto,
Y quien fulmina a los rebeldes todos,
Y quien los echa del baluarte excelso.
Sigamos día y noche a nuestro príncipe
Contra el fiero adalid de la soberbia,
Para que desde el trono del Cordero
Nos sea dada la corona eterna.
Gloria al Padre y que Él guarde con sus Ángeles
A los que, redimidos por su Hijo,
Fueron ungidos desde el firmamento
Por el eterno bien del Santo Espíritu.

SAN MIGUEL ARCANGUEL

San Miguel Arcanguel
Levanta el Crucifijo y reza esta oración con la señal de la cruz. Has esto en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Tú vencerás… Reza esta oración todos lo días, ya que la batalla es enorme:
"Oh Glorioso príncipe de la Hueste Celestial, San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla y en el terrible combate que estamos librando contra los principados y Potestades del aire, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, en contra de todos los Espíritus del Mal. Ven en ayuda del hombre, a quien Dios Todopoderoso creó inmortal, hecho a su imagen y semejanza, y redimido por un gran precio, de la tiranía de Satanás. Pelea en este día la batalla del Señor, junto con los santos ángeles, igual que combatiste al líder de los orgullosos ángeles, Lucifer, y a su hueste apóstata, quienes no tuvieron poder para resistirte y tampoco hubo ya lugar para ellos en el cielo. Esa cruel serpiente antigua, llamada el diablo o Satanás, que seduce al mundo entero, fue arrojada al abismo junto con sus ángeles. Mira, este enemigo primitivo y asesino del hombre ha tomado fuerza. Transformado en un ángel de luz, anda alrededor del mundo con una multitud de espíritus perversos, invadiendo la tierra para borrar el nombre de Dios y de Jesucristo, apoderarse, asesinar y arrojar a la eterna perdición de las almas destinadas a la corona de la gloria eterna. Este malvado dragón vierte, como la inundación más impura, el veneno de su malicia en los hombres de mente depravada y corrupto corazón; el espíritu de mentira de impiedad, de blasfemia, y de aire pestilente de impureza, y de todo vicio e iniquidad. Estos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura esta Iglesia, la esposa del Inmaculado Cordero, y han puesto sus manos impías en sus más sagradas posesiones, con el designio inicuo de que cuando el Pastor sea herido, también las ovejas pueden ser heridas. Entonces levántate, oh Príncipe invencible, dale ayuda al pueblo de Dios en contra de los ataques de los espíritus perdidos. Dale la victoria al pueblo de Dios: Ellos te veneran como su protector y patrón; en ti la gloriosa Iglesia se regocija con tu defensa contra el maligno poder del infierno; a ti te ha confiado Dios las almas de los hombres para ser establecida en bienaventuranzas celestiales. Ora al Dios de la paz, para que ponga a Satanás bajo nuestros píes, derrotado para que no pueda más mantener al hombre en cautiverio y lastimar a la Iglesia. Ofrece nuestras oraciones a la vista del Altísimo, para que pronto pueda encontrar misericordia a los ojos del señor; y venciendo al dragón la antigua serpiente que es el diablo y Satanás, tú nuevamente lo pongas cautivo en al abismo, para que no pueda ya más seducir a las naciones. Amén.
- Miren la Cruz del Señor; y sean dispersos los poderes enemigos. R:
- El León de la tribu de Judá ha conquistado la raíz de David.
- Qué tu misericordia esté sobre nosotros, oh Señor.
-  Así como hemos tenido esperanza en Ti.
- Oh Señor, escucha nuestra oración.
-  Y deja que mi llanto llegue a Ti.
Oremos
Oh Dios, Padre nuestro, señor Jesucristo, invocamos a tu Santo Nombre, y suplicantes imploramos tu clemencia, para que por la intercesión de la siempre Virgen María, Inmaculada Madre nuestra, y por el glorioso San Miguel Arcángel, Tú te dignes ayudarnos contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos, que andan por el mundo para hacer daño a la raza humana y para arruinar a las almas. Amén.
Fuente: Libro de la Devoción a la preciosa sangre de Nuestro Señor Jesucristo

© 2017   Creada por Juan Carlos Dadah.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio